Archivo de la etiqueta: estudiantes universitarios

“Tengo que salir ya de esta isla”

 

Desde hace muchos meses me decía: “Tengo que salir ya de esta isla”. No me malinterpreten, la isla tiene su magia, pero a la vez puede tragar a uno. ¿Qué es exactamente lo que puede tragar a uno? La cotidianidad… Ella te puede hacer perder perspectivas. Mantener un rumbo fijo sin eventualmente alterarlo un poco con la curiosidad y lo que sea que nos llame la atención puede perdernos en un mundo que accidentalmente caemos en él sin tan siquiera enterarnos. De esto trata la vida, de cambios. Ella está en ello constantemente.

Christian viaje5 Con esto en mente, decidí   poner mi vida en alto y emprender en un viaje hacia otro país, no para despejar mi mente, sino para ponerla en marcha. España sería mi destino. Mi novia había regresado hace poco de su intercambio en la Universidad de Puerto Rico, Recinto Río Piedras y pensamos que un  viaje a su hogar y país sería una “buena movida”  para que yo diera el “salto”.

Lleno de expectativas e ilusiones abordé un avión esperando regresar lleno de nuevas experiencias y sensaciones. Hace mucho tiempo no viajaba…demasiado para mi gusto. Tan pronto desbordé el avión y pisaba Madrid me di cuenta que estaba en otro mundo. Era otra cosa, otra gente, otro ritmo, otro aire. Siempre hay que estar muy dispuesto a conocer; a entender.

Visité la ciudad encantadora de Guadalajara, dónde la tranquilidad parece un detalle armonioso y liberador; en el sur de España en Andalucía visité Granada, donde intereso ir de intercambio. Desde el sur recorrí hasta el norte por la región independentista de los vascos en Euskadi, donde a pesar de ser parte de España se aprecia otra cultura. De grandes ciudades a pueblos muy pequeños y acogedores como Azuqueca y Zaorejas, ambos únicos y suficientes para enamorarte, como lo viví yo.Christian viaje4

El mundo es inmenso, ¡es masivo! y más si venimos de una pequeña isla del Caribe. Lo más importante es que estemos dispuestos a vivirlo, comprenderlo, ver qué nos tiene que ofrecer exactamente. Las culturas y costumbres varían dependiendo del lugar donde nos encontremos y no siempre vamos a entender las cosas. Pero el mundo, visto del ángulo correcto, nos hace sentido a cada uno; de distintas maneras. Por esto hay que conocer, hay que salir, hay que viajar. Vivir en la cotidianidad nos pone en peligro de desolarnos en la monotonía y privarnos de conocer un mundo lleno de variedad y verdaderos encantos. Conjuraré una cita del libro De la vida de un tunante, que aplica maravillosamente a este escrito y resume el mensaje que estoy intentando exponer:

“¡Cuantas cosas desconoce el hombre que permanece en casa!” – Joseph Von Eichendorf. Christian viaje2

Por: Christian Torres Febre, Estudiante Asistente

Facultad de Humanidades

La Tuna es una lección de vida


Hace una semana regresé de España, o como le llamarían algunos de manera jocosa, “La Madre Patria”. No escribo esta pequeña reseña con el propósito de hacer un recorrido detallado de unas vacaciones personales. Más bien, el propósito es hablar sobre ciertos aspectos de un viaje que usualmente, se omiten. Para proseguir con dicha tarea, explicaré brevemente las razones extra-ordinarias por las cuales llegue a España.

Soy miembro veterano de la Tuna Bardos de la Universidad de Puerto Rico. La tuna es una tradición española que en sus comienzos se constituía por jóvenes varones universitarios en fraternidad con el fin de rondar las calles conquistando doncellas. Fundamentalmente, la tuna nace de varias corrientes en la época medieval. Los sopistas, por ejemplo, eran jóvenes universitarios que se organizaban para cantar en restaurantes en cambio de sopa. Este movimiento de jóvenes guardaba una cuchara que actualmente, en la tradición tuneríl, representa el símbolo internacional del estudiante.

La tuna es una tradición compartida internacionalmente. Como motivo de solidificar la tradición, la Tuna Bardos viaja recurrentemente. El destino este año fue España para participar en el Certamen Mundial de Tunas que se celebra anualmente en la costa mediterránea de Mojácar.  Las edades de los miembros de la Tuna Bardos oscilaban entre 18 y 35 años. Este detalle fue clave para uno de los viajes más gloriosos en la historia de nuestra tuna. Pocas veces en la vida, los astros se encuentran lo suficientemente alineados como para que personas con diferentes intereses y objetivos compartan entre sí y, más aun, que este tipo de confraternización haya ganado la segunda mejor tuna en dicho lugar. Para mi es de gran honor haber pisado “La Alhambra” con mi tuna. Algunos argumentarán que  estos lugares guardan en sí algún tipo de aire místico. Sin embargo, la experiencia gratificante de visitar España se construyó alrededor de mis hermanos tunos.

En ocasiones, se me ha preguntado: ¿Qué es la tuna? Como contestación segura puedo afirmar que la tuna es ante todo una fraternidad. El resto de la definición solo tiene base en mi experiencia como tuno. La tuna es una fraternidad que encuentra sus bases en la confraternización de personas que en condiciones ordinarias no confraternizarían. Más importante aún, la tuna es una lección de vida. Las experiencias adquiridas como tuno no están destinadas a guardarse en un rincón oscuro de la vida. La tuna es insuperable y por esta razón cada acción en la cotidianidad siempre reflejará una pequeña dosis de experiencia adquirida en la tuna.

T.U.N.A. = Tiempo Universitario Nada Aburrido

Por:  John J. Feliciano Acosta, Estudiante Sub-Graduado de Psicología y miembro activo de la Tuna Bardos U.P.R.