img_0695

Párate y respira

     Ya llegó el famoso octubre y los Gallitos y Jerezanas sabemos lo que significa llegar al tercer mes de estudio. En esta fecha todos sentimos esa sensación agridulce que nos provoca saber que estamos cada vez más cerca del final pero cada vez más llenos de presentaciones que ofrecer, ensayos que redactar, reuniones de estudios que atender, lecturas por realizar y miles de trabajos por entregar. Es en ésta fecha donde no hay espacio ni en los pasillos, porque  en cada esquina hay un Gallito o Jerezana cumpliendo con las exigencias académicas.

     Estas situaciones nos crean tensiones y sucede como he escuchado a menudo en mis clases: “Yo le voy a pichar a ese trabajo” o “Eso yo lo entrego después”, con la idea de que al evadir nuestras responsabilidades académicas nos ayudará a sentirnos mejor o menos sobrecargados. Este es el arte de procrastinar, aplacar los trabajos para evitar tensiones y frustraciones al realizar las tareas. Esta costumbre no se resumirá en algo productivo.  Se han identificado varias consecuencias del procrastinar, dentro de estas se encuentra la acumulación de trabajo, al acumular nuestro trabajo tendremos menos tiempo para realizar todas las tareas y entregarlas a tiempo. También, los resultados de nuestras tareas probablemente no serán de buena calidad a la hora de hacer entrega de estos.

     No podemos evitar que los miles y miles de trabajos caigan sobre nosotros como un ejército, pero podemos encontrar algún método que nos ayude a relajarnos para luego hacer frente a nuestras responsabilidades de una manera más efectiva y positiva. Se ha registrado que nadar resulta una práctica muy efectiva para liberar el estrés. Al nadar liberamos endorfinas, mejor conocidas como la hormona de la felicidad. Si eres de esos que te gusta bailar, date la oportunidad y sal a bailar por un rato. Como otra alternativa que ha resultado muy efectiva se encuentran los libros de colorear para adultos. Varios estudios han demostrado que el hábito de colorear nivela la presión de la sangre,  ayuda a que nuestro cerebro pueda concentrarse y hacer nuestro trabajo mejor y sobre todo, ha resultado ser muy útil para las personas con el desorden de estrés postraumático. Es decir, que 10 o 20 minutos que le dediquemos a colorear puede ser significativo al momento de realizar nuestras tareas.

     De alguna manera u otra, todos hemos pasado por el proceso de sentir la presión y el gran estrés de la iupi. Está en nosotros la decisión de cómo enfrentamos nuestras responsabilidades. Podemos echarnos a llorar y decidir procrastinar retrasando los trabajos, o podemos utilizar métodos que nos ayuden a liberar el estrés para realizar un trabajo efectivo como los que se han presentado anteriormente. ¡No te limites! Encuentra algo que te guste, en el que encuentres tranquilidad sin perder de perspectiva que tienes un trabajo que terminar. Habla con algún amigo, toca algún instrumento, sal a tomar un café, a pasear o simplemente párate, respira y sigue trabajando. ¡Tu puedes!

Un pensamiento en “Párate y respira”

Déjanos un mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s